Tratamientos para celulitis en Bilbao

La celulitis

Ya se que la foto no es muy bonita, pero es la realidad de un 99,99% de las mujeres. Luchamos y nos cuidamos para que la celulitis tarde en aparecer. Puedes estar gorda o delgadísima. Da igual. Si tiene que aparecer, aparecerá.

Cuando estamos estresados, nuestro organismo segrega cortisol, una sustancia que favorece la retención de líquidos y las acumulaciones de lípidos.

A eso se debe añadir que el estrés sintetiza otras hormonas que incitan a comer específicamente productos grasos y azucarados. Y ocurre lo mismo si dormimos poco.

Lo que conocemos comúnmente como celulitis, en realidad debería de llamarse lipodistrofia. Por diferentes motivos, la lipogénesis y la lipólisis se alteran de modo que las células grasas, los adipocitos, incrementan su volumen y su numero, almacenando grasa. Esto provoca una compresión vascular que supondrá adicionalmente la retención de toxinas y agua, dificultando el drenaje y produciéndose una reacción fibrosa de los fibroblastos que acelera el envejecimiento de los tejidos conjuntivos, así como una formación de nódulos celulíticos.

Existen tres tipos de celulitis. ¿Cómo podemos reconocerla?  Aquí explicamos los distintos tipos y sus características:

Celulitis adiposa

Fofa e indolora al pinzamiento. Las fibras de colágeno aún son normales.

Celulitis edematosa

Ligeramente visible y suave al tacto, se caracteriza por una retención de líquidos y toxinas.

Las fibras de colágeno densificadas dificultan la microcirculación y el drenaje de la zona, lo que ocasiona la formación de edemas.

Celulitis fibrosa

Es dura al tacto, algo violácea y dolorosa cuando se palpa. El aspecto de la piel de naranja es evidente. Se trata de una celulitis profunda y compacta.

Se perciben nódulos celulíticos y la compresión de las terminaciones nerviosas.

Ultimate3D Cellulite

Es el nuevo producto 3D para la celulitis con Hexapéptido-39, Cafeína, Forskolina.

Reduce la maduración de las células adiposas y la acumulación de grasa en el tejido, y favorece la ampliación de los vasos linfáticos, acelerando así el transporte de los ácidos grasos libres, y de los líquidos en el tejido.

Compartir en redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 2 =